Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo se sanan las quemaduras por el sol en tiempo récord y sin química de por medio

Cómo se sanan las quemaduras por el sol en tiempo récord y sin química de por medioeltiempohoy.es

El sol tiene muchas propiedades beneficiosas, pero se puede convertir en nuestro enemigo en cuestión de segundos o de veinte minutos de siesta en la playa. No darse la protección adecuada para tu tipo de piel y exponerse al sol a horas de mayor intensidad de radiación son algunos de los motivos por los que puedes pasar un verano de auténtico martirio sin poder rozarte con nada, ni ponerte determinadas prendas. Hablamos con un dermatólogo para que nos diga qué hacer a la primera rojez que nos haga el sol con remedios naturales.

Fernando Martín encuentra numerosas vías en los productos farmacológicos para calmar la piel quemada por el sol, pero no todos tenemos a mano el bote de After Sun en la cesta de mimbre de la playa. Si te has confiado y has topado con los UVB del Sol (los causantes de la quemadura), el primer consejo que ofrece el dermatólogo es "poner la zona quemada en un buen chorro de agua fría. Con ella, bajaremos de entrada la alta temperatura a la que se encuentra la piel quemada, además de hidratarla".
Es curioso pero la salinidad del mar también puede ayudar a la cicatrización de la herida por quemadura: "un baño en el agua del mar nada más ver que te has quemado no viene mal, por su efecto calmante, aunque si va a escocer un poco", advierte Martín.
24
Después de este paso, es necesario valorar el alcance de la quemadura. El dermatólogo Fernando Martín explica: "en algunos casos, se pueden producir quemaduras de segundo grado bajo el sol, que causan un dolor severo, inflamación e incluso ampollas. Ante estas heridas, es imposible actuar con remedios naturales. Lo suyo sería acudir a un médico para que establezca un tratamiento".
Las quemaduras de primer grado son las que vemos en las playas, las rojeces que muestran la marca del bañador. Estas, aunque menos graves, duelen y se pueden hinchar: "Afectan a las capas más superficiales de la piel, que son las que pasados los días se descaman; una reacción natural del cuerpo", comenta el doctor.
· Para cuidarlas, el mejor remedio natural que hay es el aloe vera: "se usa para todo tipo de quemaduras y es un componente de muchas cremas por su efecto hidratante", explica Fernando Martín a El Tiempo Hoy. Además, el aloe estimula el sistema inmunológico y, si se mezcla con vitamina E, mucho mejor para acelerar la curación.
·La segunda opción que propone el doctor Martín son los baños de avena: "un par de cucharadas de la típica maicena que nos hacían nuestras abuelas puede tener un efecto curativo sobre la quemadura. De hecho, este remedio se usa para pieles atópicas también".
· Aunque no está testado científicamente, el vinagre se ha comportado como "desinfectante y antiséptico muy efectivo", dice Fernando Martín. Ayuda a disminuir los efectos de la quemadura, desinflamándola, apaciguando el dolor y refrescando la zona.
· "Otro de los remedios naturales que puede funcionar es el té negro, por sus propiedades calmantes", dice Fernando Martín. Además de ser beneficiosa para los problemas digestivos, su contenido de ácido tánico ayuda a contrarrestar el dolor de las quemaduras del sol. En una gasa o disco de algodón, vierte un poco de infusión de té negro y sana la zona. Es aconsejable dejar que la infusión se enfríe para que no eleve la temperatura de la quemadura todavía más.
· La miel es un desinfectante nato y también ayuda a curar las quemaduras por sol: "con ella podemos evitar que las bacterias y microbios ataquen a la zona quemada que, en esos momentos, está desprovista de la capa más externa protectora de la piel", comenta el dermatólogo, y añade: "además, se dice que la miel absorbe la humedad por lo que una fina capa de miel en la quemadura puede proporcionar a la zona la hidratación que ha perdido después de abrasarse con el sol".
25
Aunque todos estos remedios son útiles y a más de uno le salvarán la vida, es deber de un dermatólogo concienciar a las personas de lo realmente dañino que puede ser el sol para la piel, si no se toma con precaución. Por eso, Fernando Martín concluye diciendo "que hay que poner prevención antes de llegar a la quemadura, tapándose con ropa fresca y sombrero y echándose filtro solar con protección alta cada media hora".