Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Sudas de más? Hiperhidrosis o cómo saber que no solo es culpa del calor

sudorGtres

Con la llegada del verano, es prácticamente imposible librarse del sudor. Ya ha dado inicio la temporada en la que todos se quejan de esa desagradable sensación de humedad en el cuerpo. Pero muchos se olvidan de que existe gente que tiene que sufrirlo durante todo el año. Ya haga frío o no muevan ni un solo dedo, la amenaza del 'camacho' siempre está al acecho para un sector que oscila entre el 1 y el 3% de la población. Y la única culpable de que esto les suceda es la hiperhidrosis.

El sudor es incómodo. Pero no es malo. De hecho, funciona como barrera cutánea y es fundamental para mantener una temperatura corporal estable. Cuando ni los nervios, ni las altas temperaturas, ni el ejercicio físico son la causa de una traspiración excesiva, es probable que nos encontremos ante un caso de hiperhidrosis.
SUDOR
Una larga lista de enfermedades neurológicas, neoplasias, medicamentosas, fisiológicas o idiopáticas han sido asociadas a este fenómeno ligado al sistema nervioso autónomo. Incluso se ha llegado a decir que se hereda de padres a hijos. Pero lo que está claro es que, para quien lo sufre, contar con unas glándulas sudoríparas hiperactivas puede llegar a ser una tortura tanto a nivel físico como psicológico.
Los síntomas cambian según el paciente. Algunos lo sufren por todo el cuerpo. Otros en puntos específicos, especialmente en pies, manos y axilas. Y lo peor de todo es que es imposible controlarlo sin ayuda externa. Pero tranquilidad: existen remedios que, aunque no logren erradicarlo, hacen la enfermedad mucho más llevadera.   
sudor
El más común se aplica sobre la piel, a modo de desodorante, con unos antiperspirantes creados en base de aluminio. La segunda solución la dan fármacos como los anticolinérgicos, betabloqueantes o benzodiacepinas. También existe la iontoforesis, un tratamiento de corrientes eléctricas que inyectan en la piel una serie de sustancias que actúan contra el exceso de sudoración. Por último, el reclamo más efectivo (y definitivo) es la intervención quirúrgica, una opción muy útil para los más desesperadas que elimina para siempre los ganglios de más.