Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Quieres quitarte el tatuaje con el nombre de tu ex? Tres alternativas naturales al láser

tatuajeseltiempohoy.es

¿Pensabas que iba a durar toda la vida y te equivocaste? ¿Firmaste en tu piel su nombre y ahora te arrepientes? Para los despechados, para los que son alérgicos al láser, para los que el tratamiento les parece caro, para los que se lo quieren quitar porque sí, aquí van las opciones naturales que pueden borrar mucho de tu tatuaje si le echas ganas, empeño y constancia. Ojo, nada hace magia y hay que tener cuidado: lo mejor es que consultes con un profesional.

Antes de nada, es bueno aclarar que ninguna de estas técnicas van a dejar un acabado tan perfecto como las sesiones de láser. Sin embargo, el láser puede generar inflamaciones, enrojecimiento en la zona e incluso costras si tu piel es muy delicada. Tampoco son muy amigos de la radiación solar y de los animales: los dermatólogos aconsejan mantenerse alejados de ambos para evitar infecciones. Por todo ello, hay alternativas que son naturales, menos agresivas, y con buenos resultados, si todos los factores son favorables:
· Negros o con poco color. Según los tatuadores profesionales el cian y el celeste son las tonalidades más difíciles de eliminar.
· Mejor grandes. Al trabajar en un espacio más amplio, los efectos serán más eficaces.
· Zonas donde la piel sea más fina porque la tinta estará en capas más superficiales. Por ejemplo en las muñecas, en el cuello, escote o tobillos.
Otros aspectos como el tipo de pigmento, la densidad y la profundidad de la tinta también pueden afectar en la eficacia de los siguientes métodos:
1. Cremas: no es una loción cualquiera. Las han elaborado especialmente para sustituir el láser y su componente principal es el ácido tricloroacético, un químico que favorece el blanqueo de la zona. Además de ser más barato y más natural, su aplicación es sencilla: se trata de realizar masajes circulares en la zona tatuada varias veces. Su efecto no es inmediato y hay que usarla durante mucho tiempo. Asimismo, su capacidad blanqueadora puede volverse contra ti y poner la zona más pálida de lo que buscabas.

2. Dermoabrasión natural: la sal es un elemento clave para cicatrizar y para suavizar las capas más superficiales de la piel. La dermoabrasión natural o 'salabrasión' es muy parecida a las exfoliaciones naturales que se hacen para retirar las pieles muertas, pero a base de sal: hay que 'arañar' el tatuaje con ella hasta alcanzar la tinta. Es algo dolorosa, pero muy efectiva.

3. Agua oxigenada: el de las heridas, el formalmente conocido como peróxido de hidrógeno. Este líquido es muy útil para la limpieza de bacterias, y ahora también, de la tinta de los tatuajes. En un disco de algodón, vierte agua oxigenada y limpia la zona diariamente. Es la más lento de las tres opciones. Aunque notarás el dibujo cada vez más suave y las líneas se irán borrando, tendrás que saber que no es definitivo.
tatuaje