Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pelo como recién alisado más tiempo: trucos útiles para los días húmedos y lluviosos

pelo lisoeltiempohoy.es

Uno de los grandes enemigos del pelo liso como una tabla es humedad y según las previsiones en los próximos días la lluvia hará acto de presencia en todo el territorio. Si no te gusta verte con el pelo encrespado después de haberte pasado las planchas o, lo que es peor, a la media hora de salir de la peluquería, debes saber que hay algunos truquitos para que el peinado te dure todo el día. Hoy te contamos cómo hacerte un liso anti-humedad para que se mantenga impecable

El primer paso comienza con la hidratación
Es muy importante hidratar el cabello para evitar el encrespamiento, pues un pelo deshidratado utiliza la humedad del ambiente para hidratarse. Debes utilizar un champú y acondicionador específico para las necesidades de tu cabello (fino, grueso, liso, ondulado…) que aporte nutrición y proteínas a la fibra capilar y, al menos una vez a la semana, aplicarte una mascarilla hidratante. Antes del lavado puedes aplicarte aceite de argán. Déjalo actuar unos 5 minutos y luego lávalo con normalidad. Para que el tratamiento sea más eficaz, envuelve tu pelo en film transparente o en una toalla caliente (la puedes meter en el microondas o darle un planchado) y déjala que actúe.
Un poco de agua helada para sellar la cutícula
pelo liso
Si bien es cierto que con el agua caliente se retira mejor la suciedad del pelo, el agua fría está especialmente indicada para dar fortaleza al cabello y además porque al sellar la cutícula se verá más liso y brillante, por eso se recomienda para el último enjuague. Este gesto que en verano puede ser hasta un placer, no es lo más apetecible en invierno, así que un truco es meter agua con hielo en un atomizador y al salir de la ducha rociarla por todo el cabello. Para secarlo es mejor olvidar la toalla y utilizar una camiseta vieja de algodón: empapa más y daña menos el pelo.
El proceso de secado y planchado: un poco de paciencia
pelo liso
No se te ocurra pasarte las planchas con el pelo húmedo. Partiendo de esta regla lo primero que tienes que hacer es desenredarte, aplicar un protector de calor y, con el secador a una distancia de unos 15 o 20 centímetros, retirar toda la humedad. Luego debes dividir el cabello en secciones para comenzar el proceso de planchado. Antes de pasar la plancha por cada mechón aplícale laca de fijación media-baja, el pelo quedará suelto, con brillo y protegido de los agentes externos.  Una vez alisado todo el cabello puedes optar por rociar de nuevo laca o aplicar unas gotas de serum previamente cantado entre las palmas de las manos.
Si el día está especialmente húmedo, vas a necesitar un poco de ayuda extra. Alíate con los complementos: un estupendo paraguas y un gorrito, una capucha o un pañuelo son los imprescindibles para que tu pelo se mantenga perfecto durante todo el día, si te cae agua encima ni la laca va a ser capaz de salvar tu peinado.
pelo liso