Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué súperwoman-manta eres? Elige la tuya para luchar contra la criptonita en el sofá

mantaseltiempohoy.es

Las superheroínas también habitan en el sofá. Miran la previsión del tiempo y, ante lluvias que vienen, deciden quedarse en casa a salvar el mundo desde la calidez, liadas en su manta preferida. Comodísimas, de lujo chic, calentitas, neo-hippies, naturales... cada superheroína tiene su traje. ¿Cuál eres tú?

Ninja batamanta
mantas
Siempre te gustó el poderío de las superheroínas, pero prefieres la calma sabia de los ninjas. Su recogimiento, su paz de monje guerrero. De niña soñabas con ponerte la capa de Superwoman (aunque siempre te dio un poco de frío tanto viento) y no te pierdes ni una película de Marvel, pero tu punto fuerte es la reflexión serena tras la batalla. Está claro: la batamanta es tu traje de faena.
Reina neo-hippy
mantas
Tu apuesta por lo natural es mucho más que una decisión, es una forma de vida. En la cúspide de tu pirámide emocional está todo lo que te aporta salud, sabiduría y equilibrio mental. Tu década dorada son los años sesenta, con todo su movimiento hippie y sus lemas de paz y amor. Siempre has querido vivir en el campo, pero mientras llega el día te conformas con envolverte en tejidos artesanos que te den la fuerza, como esta de lana y tejida a mano.
AMQS: antes muerta que sencilla
mantas
La coquetería siempre ha sido tu superpoderno sólo a la hora de vestir y maquillarte, también es lo detallista que eres con los demás y con tu casa. No dejas nada al azar ni eres impulsiva porque tienes claro lo que buscas y no paras hasta que todo está perfecto según tu gusto. Si eres de estas, tu manta, sí o sí, tiene que ser de pelo.
Kung fu manta
mantas
Su superpoder está en las manos, que se mueven a la velocidad de la luz y en ocasiones se multiplican por dos y hasta por cuatro. Esta superheroína es capaz de poner lavadoras, limpiar la casa, preparar desayunos, dejar lista la comida, vestir a los peques, llevarlos al colegio y llegar puntual a su trabajo sin despeinarse. No hay duda, tus mantas son las Víc Prjónsdóttir con forma de manos envolventes.
Comodísima power
mantas
Una mujer con carácter. Viste como quiere, hace lo que le apetece y su lema es 'ande yo caliente'. Por eso lleva colgada su capa contra viento y marea. Se encuentra cómoda en su cuerpo y con su estilo. Tal es su seguridad que no teme al qué dirán, de hecho le gusta que hablen de ella aunque sea mal. Si eres de esta clase, usarás tu manta en el sofá y fuera de casa y a quien no le guste, que no mire.
Sirena: la pacificadora de los mares
mantas
Silenciosa y tranquila, pero a la vez guerrera y justiciera: su superpoder está en la cola de pez. La pacificadora de los mares parece una mujer dócil, pero saca su carácter cuando las aguas se enturbian. Transmite sosiego, es reflexiva, en general silenciosa y poco dada a la verborrea, pero tiene la capacidad de dar un golpe de efecto en el momento oportuno para hacer que las cosas vuelvan a su cauce.
Guerrera chic
mantas
De jovencita querías ser la reina de la belleza y ahora eres la reina de tu casa: capricho que tienes, capricho que te concedes. Tiene dos máximas: por un lado las tres B -lo bueno y bonito nunca es barato- y por otro, lo barato sale caro. A esta guerrera le ha costado mucho llegar donde está, así que se mima y no escatima en lujos cuando se trata de cuidarse a sí misma. A la hora de elegir su manta no lo duda, la calidad está ligada a las grandes firmas.
Friolera woman
Mantas de lana XXXXXXXXXXXL
Con una fuerza descomunal, 'friolera woman' es incluso capaz de levantar su peso en lana, pero se queda paralizada con el frío. Se trata de una mujer creativa que consiguió controlar sus poderes tejiendo mantas sin usar agujas, descubriendo al mundo la técnica “arm knit” de la que existe toda una comunidad de seguidores. Ahora se ha pasado a las ‘chunky wool’, un tipo de lana gigante y las únicas capaces de quitarle el mal cuerpo cuando tirita. Si este es tu caso, las Ohhio son tus mantas.