Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Calor en marzo? La clave está en la primavera meteorológica o la astronómica

primavera en marzoeltiempohoy.es

¿Hace un tiempo de locos o de verdad este es el tiempo que tiene que hacer en marzo? La respuesta está en saber cuándo entra la primavera y, a partir de ahí, vamos a comprender que pasar de la nieve a la manga corta ni es raro ni ocasional en este mes del año. De hecho, en 2016 ocurrió algo similar a la situación que tenemos estos días: después de un fin de semana con nevadas en cotas medias y bajas se nos echa encima el calor. Alcanzaremos los 25 grados por primera vez en 2017, por ejemplo, en el Valle del Ebro o del Guadalquivir. Pero, por qué.

Floración en el Valle del Jerte
La respuesta está en saber diferenciar entre primavera meteorológica y primavera astronómica.
Primavera meteorológica
Es sencillo. Estamos acostumbrados a dar la bienvenida a la primavera astronómica en el equinoccio de la estación, en torno al 20 o 21 de marzo.
Sin embargo, la primavera meteorológica entra antes, el 1 de marzo, y abarca (como las otras estaciones) tres meses.
De este modo, el verano meteorológico arrancará el 1 de junio. ¿Quién no ha pasado un calor abrasador desde principios de este mes? Prácticamente todos hemos aprovechado los primeros días de piscina y playa antes de que entre 'oficialmente' el verano.
Volviendo a este mes de marzo, no estamos ante un tiempo de locos. Sencillamente, la primavera meteorológica tiene que ver con el clima de forma directa y nos anuncia que en torno a los primeros días de marzo la atmósfera empieza la transición del invierno al verano.
Y en ese largo camino, nos encontramos con días en que hace un tiempo de perros y otros en los que nos sobra el abrigo. Esto es así, porque la atmósfera tarda en alcanzar la estabilidad propia de verano, con recesos al tiempo invernal.
Por esta razón, el otoño y la primavera son tan impredecibles y variables. El tiempo de locos es de lo más normal.
primavera en marzo
Almendros en flor
Primavera astronómica
 No tiene nada que ver con el clima ni con la atmósfera sino con la división del año en cuatro estaciones diferentes en función de los equinoccios (primavera y otoño) y los solsticios (verano e invierno). Hemos aprendido toda la vida a guiarnos por este fenómeno astronómico para marcar el inicio oficial de cada estación.
Pero, lo único que ocurre en el equinoccio de primavera es que el día y la noche tienen la misma duración en el hemisferio norte independientemente de si hace frío o calor.
A partir de ese momento, el 20 de marzo, y hasta el solsticio de verano, el 21 de junio, los días son cada vez más largos, siendo este el más largo de todo el año.
Por eso, cuando llegan los equinoccios y los solsticios, muchas veces ya hemos experimentado 'por anticipado' el tiempo de la estación a la que damos la bienvenida.
La atmósfera manda
Cuando esperamos la llegada de la primavera el próximo 20 de marzo, debemos tener claro que la atmósfera va por delante de nosotros.
El tiempo que tenemos desde inicios de marzo hasta ese día es ya primaveral, aunque esto depende de la situación meteorológica de un año a otro. De hecho, puede ser radicalmente diferente.
Este año, está claro que la primavera meteorológica manda y nos va a regalar un buen aperitivo de tiempo primaveral en todo el país.