Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fin de semana primaveral, ¿qué hacemos con los niños?

Los niños en casa suelen aburrirse, se cansan de la imposición de las cuatro paredes y terminan agotando a todos los que tienen a su alrededor. No es culpa de ellos, acumulan demasiada energía y para darle rienda suelta a ese dinamismo hay que llevarlos al parque todos los días como mínimo una hora marque el termómetro lo que marque.

Sin embargo, no desesperes, llueva, haga calor o frío, viento o tormenta, durante el mes de mayo se abre un amplio abanico de planes familiares para disfrutar con los más pequeños. Eso sí, ojo con los cambios bruscos de temperatura –como los de esta semana- para evitar catarros y aprovecha este fin de semana en el que los grados nos darán un respiro templado –más acorde con la época primaveral- en toda la Península para poner en marcha alguno de estos planes infantiles para todas las edades.
  1. El parque infantil. Será una decisión repetitiva, pero siempre infalible, especialmente con los más pequeños. Con el sol, esa hora se puede convertir en un poquito más de tiempo, siempre con protector solar, especialmente en el sur de Andalucía donde estos días el índice de radiación ultravioleta será muy alto. Ellos estarán jugando con otros niños tan felices, y tú podrás aprovechar para leer, escuchar música o simplemente observar cómo se organizan y relacionan esas tribus de pequeñajos para no desatar la Tercera Guerra Mundial en la cola del tobogán.

  2. Juegos al aire libre. Si el domingo va a cumplir con su deber democrático y sale de casa para votar, aproveche el sol y el viento primaveral para enseñar a sus hijos -sobrinos, primos pequeños o hijos de amigos también valen- a volar una cometa, lanzar una peonza, saltar a la comba o jugar a la rayuela. Puede parecerle que están pasados de moda pero recuerde que lo ‘vintage’ ha vuelto con fuerza y, sobre todo, que los niños siguen disfrutando de estos pasatiempos cómo lo hacíamos nosotros antes.

  3. Visita al jardín botánico. Los olores, los colores, los sonidos… todo se intensifica en estos lugares durante la estación de las flores. Los niños no sólo se divierten conociendo el espacio, sino que también aprenden mucho con un poco de ayuda. Y este fin de semana, en el que los termómetros rondarán los 20º C (excepto en el País Vasco, donde apenas superarán los 10º) parece el momento perfecto.

  4. Excursiones. Al campo o a la playa, si se tiene oportunidad; y si no, a los grandes parques de la ciudad. Organizar el día con tiempo, hablándolo con ellos para que se involucren con el plan e, incluso, planificar una comida campestre, (aunque tampoco es necesario pasar todo el día fuera). En parques (cuidado los alérgicos), como El Retiro de Madrid, los fines de semana hay todo tipo espectáculos gratuitos para los más pequeños.

  5. Parque de atracciones. Se puede ir durante todo el año, sin embargo, en invierno hace mucho frío y en verano demasiado calor, (que aunque ya sabemos que el frío y el calor no es algo que incomode a los niños, sí preocupa y molesta a los mayores). Este clima primaveral es perfecto para pasar el día montando en atracciones. Si te decides este sábado o la próxima semana, no te olvides de una chaqueta para las primeras horas del día ni de un impermeable para las últimas en el este del país por la amenaza de chubascos.

  6. Un día en el zoo. Todos los niños sueñan con ver un león o un oso de verdad. Ahora es el momento, cuando no vas a morir congelado o asado de calor esperando a que tu hijo vea con claridad el lemur pardo o el coatí nasua, eso es lo de menos, ellos quieren verlos todos. Ármate de paciencia y planifica con tiempo: en estos días el zoológico duplica sus visitas.

  7. Deportes bajo el cielo azul. Tampoco tienen que ser deportes extremos o de alto rendimiento, se puede salir a pasear, montar en bici o echar unas carreras. Pasear es fácil y sólo requiere del uso de las piernas: ¡No hay excusas!

  8. En casa. Sí, es lo que tiene la primavera: a veces llueve y este fin de semana el norte podría estar regado por chubascos débiles. Para estos días de nubes y precipitaciones, se puede optar por juegos de mesa para los más mayores y manualidades para los más pequeños; o, simplemente, una película para todos.

  9. Teatro, exposiciones o museos. También es un buen plan para los días de lluvia. En muchas salas hay obras infantiles durante los fines de semana y exposiciones para niños. Si optas por un museo, elige a un artista o una muestra pequeña para no matar de aburrimiento a los menores.

  10. Viajes en tren. Con la primavera se ha abierto un mundo de posibilidades con este medio de transporte. Desde Madrid a Aranjuez está el Tren de la Fresa, que comenzó a funcionar a principios de mayo, y organizan excursiones desde las 10 de la mañana hasta las 7 de la tarde. También abrió su ruta el 4 de abril el Tren de Cervantes, que hace cada sábado el recorrido entre Madrid y Alcalá de Henares hasta el mes de junio. Y además con temporada especial de primavera está el Tren Medieval de Sigüenza. Todos ellos viajes al pasado que tus vástagos adorarán.