Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco rituales de la noche de las hogueras de San Juan que seguramente no conoces

hoguerasgtres

El 23 de junio celebramos la noche con menor duración del año pero sobre todo, la llegada del verano. A pesar de que el solsticio comienza dos días antes, en la noche de San Juan se celebra el cambio de estación a nivel popular. Es, con mucha diferencia, la noche más 'mágica' del año y es habitual ver al más supersticioso realizar ciertos ritos. Te contamos algunos que quizá no conozcas.

La tradición espiritual en San Juan es más fuerte en zonas de costa, ya que la mayor parte de los ritos necesitan de la presencia del mar para que tenga tenga un resultado realmente 'efectivo'. Sin embargo, si la playa te pilla lejos también existen 'conjuros' para que tu verano comience de la mejor manera posible. 
El salto a la hoguera al detalle
Sí, la presencia de hogueras no es ninguna novedad en la noche del 23 de junio, pero, ¿conoces los pormenores de este rito? Son importantes, en primer lugar, el número de saltos que se hacen al fuego (que no debe ser muy alto para evitar accidentes o quemaduras). Dependiendo de la región en la que te encuentres, habrá que saltar un número de veces: en Alicante, por ejemplo, son nueve mientras que en Valencia basta con siete. Otra actividad típica más actual, sobre todo realizada por estudiantes durante la noche San Juan es quemar los apuntes y los libros, a modo de liberación después del fin de exámenes, que tiende a coincidir con esta noche mágica.
Además, según ciertas culturas, es importante realizar los saltos portando una trenza de flores hecha de manera artesanal, diseñada preferiblemente por uno mismo. Una cinta de de colores también reforzará la buena suerte que trae San Juan. La idea es que, mientras saltas la hoguera, se arroje la trenza a la persona amada y, si, la coge al vuelo, significará que la fortuna estará de vuestra parte.
Los árboles como protagonistas 
La leyenda asegura que si quieres realizar una promesa y realmente quieres que se cumpla pese a todo, debes acercarte a un árbol en la noche de San Juan y, mientras piensas en la promesa y en todo lo que ella conlleva,  marcar una cruz en el tronco del árbol. Esa es, cuentan, la forma definitiva para que un compromiso se vuelva irrompible. Desde El Tiempo Hoy queremos recalcar que es importante también intentar que la marca que hagamos en el árbol elegido dañe lo menos posible su corteza. 
Alíate con el agua dulce y hierbas aromáticas 
Sobre todo en Galicia, es muy típico esta especie de conjuro. Primero debes recolectar hierbas curativas y aromáticas en un entorno lo más natural posible, introducirlas en un recipiente con agua de siete fuentes distintas y dejarlas en remojo durante toda la noche. Según dicen, la 'magia' le dará una fuerza medicinal, estética y espiritual nueva, que se podrán usar durante todo el año. En esta línea en la que el agua está implicada en el rito, aun estando lejos del mar, también resulta muy típico madrugar la mañana del 24 de junio para recolectar el rocío.
Pormenores de la quema de deseos 
Es, quizá, el rito más habitual y cotidiano en la Noche de San Juan. Esa manera de dejar atrás lo malo e invocar a lo bueno está vinculado en la tradición popular con escribir en diferentes papeles todo aquello que quieres olvidar y todo aquello que deseas con fuerza y quemarlo esas noche. Sin embargo, existen detalles dependiendo de la zona del país donde vivas o incluso de las tradiciones familiares. En algunos lugares es importante dejar los papeles escritos al sol antes de quemarlos; en otros, saltar el fuego después de tirar lo apuntado. El baño en agua salada en los lugares de costa justo después de saltar la hoguera sí que suele ser algo común.
Un poco de esoterismo 
Si prefieres pasar la noche de San Juan de una manera definitivamente espiritual, existen gran variedad de ritos en los que son necesarias varios ingredientes y precisión en la realización. El ritual de la prosperidad, por ejemplo, requiere de una flor, una moneda y una fruta. Uno debe ponerse de espaldas al mar y tirar la flor por encima de tu hombro. Esto sirve, se supone, para mejorar y atraer el amor de tu vida. Despues, hay que tirar la fruta, como símbolo de buena salud. Por último, una moneda que te 'asegure' prosperidad económica. Después de arrojar las tres cosas hay que acercarse un poco más al mar, dejar que las olas del mar de golpeen siete o nueve veces y lavarte la cara con el agua salada.