Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro bebés de foca se despistan por el temporal en el Cantábrico y llegan a la costa

foquitaeltiempohoy.es

Dos bebés foca han sido pillados 'in fraganti' deambulando por la costa vizcaína, aunque en total son cuatro los que andan desperdigados entre Armintza y Santander. Estas foquitas están recorriendo las corrientes marinas desde el norte de Francia hasta el puerto de Ciérvana (Vizcaya), tal y como ha explicado el experto en cetáceos Gorka Ocio, a El Correo. Ocio también añadió que los dos ejemplares visitaron, además, las bahías de Laredo y Santander. 

Por muy monas que parezcan, no hay que olvidar que las focas son animales carnívoros y tienen una mandíbula fuerte capaz de hacer mucho daño a quien se les acerque. Por eso, el servicio de emergencias del 112 recomienda no acercarse a estos animales y llamar para poder tomar medidas lo antes posible.
Estas medidas no son precisamente llevarse las focas ni mucho menos, sino que, si no están heridas, los servicios de emergencia simplemente darán parte de cómo se encuentra el ejemplar. Mientras llegan los equipos, es importante no rodear al animal bajo ningún concepto: "la foca necesita tener siempre una salida al mar, no es como un delfín que se ha quedado varado, ellas suben por su propio pie. Pero si se sienten acorraladas pueden atacar, y un mordisco con esos colmillos, además de hacer mucho daño, puede transmitir enfermedades", señala Ocio, que aconseja no tocar al animal y mantener a distancia a los niños y perros.
Por muy raro que nos parezca, según Ocio estas apariciones son bastante habituales en esta época, aunque el temporal que se avecina en el norte puede poner en peligro la ruta de estos animales. "Es probable que los bebés se acerquen a los puertos en busca de refugio o alimento, algunas incluso salen a las rampas o escaleras. Pero la gente es muy negligente y es necesario recordar que, aunque parezcan peluches, son muy peligrosas", advierte.