Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una imagen muy especial: un rayo ilumina la estatua de Ramsés II solo dos veces al año

faraóneltiempohoy.es

Al llegar el alba de cada 22 de febrero y de octubre se produce un fenómeno casi mágico… que esconde pura ciencia. Un rayo de sol se cuela a lo largo de los casi 60 metros de profundidad que tiene el majestuoso Gran Templo de Abu Simbel, y logra tocar, como si de una mano brillante se tratara, la escultura de Ramsés II tallada sobre la pared. Este fenómeno óptico, que es un ejemplo del desarrollo ingeniero y astrnómico de la época, era en realidad una forma de representar simbólicamente al faraón, ya que las fechas en las que sucede coincide con el día de su nacimiento y subida al trono.

Este año se han reunido nada menos que 4.000 personas en torno al espectáculo, de 20 minutos y que recorre con un haz de luz las diferentes figuras que hay en el templo, empezando por Ramsés II y pasando después por el dios Ra y Amón. Tal ha sido la expectación que, tal y como ha informado EFE, unos minutos después de que entrasen las primeras luces, muchos visitantes perdieron la paciencia y saltaron la valla de seguridad con el objetivo de hacerse una fotografía sobre las propias del faraón.