Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guerra abierta en Cullera: las multas por sombrillas y hamacas están dividiendo a la población valenciana

La playa de Cullera está reventar y es imposible encontrar un sitio en primera línea. Por eso, el Ayuntamiento de esta ciudad valenciana ha establecido un sistema de sombrillas y hamacas de pago. Un sistema que, en su segundo año, sigue sin contentar a muchos, que piensan que el consistorio sólo busca sacar beneficio económicos del lugar más privilegiado en la arena. Eso ha hecho que algunos sigan colocando sus sombrillas delante de las de pago, mientras otros tienen que contentarse viendo la playa en tercera línea de playa (habiendo pagado su sombrilla). El desenlace: guerra abierta en la playa mientras siguen llegando autobuses y autobuses al completo de turistas impacientes por disfrutar del sol, el calor y la playa.