Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nadar en mar o piscina: ¿qué pone más ‘cachas’?

Nadar en mar o piscina: ¿qué pone más ‘cachas’?eltiempohoy.es

¿Te resistes a abandonar tu 'operación bikini'? ¿Has empezado ya con la del año que viene? Lo mejor es aprovechar el buen tiempo. Las piscinas y las playas están a tu disposición y el trabajo en el agua es mucho más gratificante. ¿Por qué? Por todo: por lo relajante que es, porque te pone en forma y porque mejora tu capacidad pulmonar… pero puestos a elegir, ¿qué es mejor? ¿Dulce o salada? ¿Piscina o mar? Elige la tuya y ponte en forma este agosto.

El ejercicio en el agua es un acierto en todos los sentidos, y si no que se lo digan a los hombres de la Antigua Grecia, que realizaban caminatas con las piernas cubiertas de agua para ejercitarlas al máximo y en tiempo récord. Y es que la gravedad es distinta y las opciones de movilidad más costosas.
Nos hemos puesto en contacto con el socorrista y entrenador personal, Isaac Laborde Mellado y comenta al respecto: "los beneficios del ejercicio se multiplican ya que el agua ofrece una resistencia constante al movimiento que se puede aumentar o reducir dependiendo de si usamos pesas o algo parecido". Además, explica su beneficio a nivel físico: "por el mismo motivo, el impacto en las articulaciones es menor, la circulación sanguínea mejora y la gente con problemas en la espalda ve favorecida su movilidad".
nadar3
Ya solo con estar en el agua vas a mejorar todos los grupos musculares a la vez, sobre todo, los de la espalda y los del abdomen (tendrás una auténtica tabla de planchar en la tripa). Sin embargo, el dilema surge cuando se puede elegir entre agua del mar o la típica piscina de polideportivo. Parece que, después de esquivar unas cuantas olas, sales más cansado, pero también es cierto que muchos chalets en primera línea de playa tienen piscina. ¿Es, por tanto, más efectiva?
Isaac Laborde Mellado, cree que el esfuerzo de una con respecto a otra está 'compensado', relativamente: "si lo que vas buscando es hacer mayor gasto calórico, está claro que tienes que elegir la piscina por su composición. El agua del mar, al ser salina, tiene más densidad y vas a poder flotar con mayor facilidad", a lo que añade "aunque, por otro lado, un día de olas en el mar es muy agotador. Las corrientes que se pueden crear por factores meteorológicos pueden desorientarte y hacer que te cueste más llegar a tu meta".
 
nadar1
La incógnita se resuelve valorando el tiempo de entrenamiento: "yo creo que si dedicas un tercio de tiempo más en el mar, en un día con el agua en calma que en la piscina, habrás ejercitado por igual", dice el socorrista. Eso sí, tira de 'modeli' de surfista: "es importante ir preparado con vestimenta de neopreno para no tener frío y agotar energías durante tu entrenamiento intentando entrar en calor", aconseja Laborde.
 
nadar2
Si te decantas por el mar, también estarás aprovechando todos sus beneficios para la piel, porque es muy rica en oligoelementos, como el yodo, el zinc y el potasio que son saludables, pero siempre practica deporte con prudencia: "los días de bandera naranja o roja, no se debe nadar en el agua", recuerda el socorrista.