Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rozaduras en los muslos: cómo evitar el 'temita' de cada verano

Rozaduras en los muslos: cómo evitar el 'temita' de cada veranoeltiempohoy.es

El verano nos pide a gritos decir adiós a las gomas de los calcetines, los vaqueros ajustados, los cuellos cisne y de los leggings, pero la desazón viene por otro motivo… la falta de tela entre las piernas y el sudor provocan las famosas rozaduras en la cara interior de los muslos. Si eres de las que lo sufre, te damos la bienvenida a nuestro amplio club y te dejamos consejos para que el 'momento vestido' no sea tu mayor pesadilla. Estas son las opciones 'anti-rozaduras':

1. Una de ellas es el 'bandelette' una especie de liga de encaje que se sitúa a mitad de los muslos, justo en el punto donde rozan. Es perfecta para los vestidos con vuelo por encima de la rodilla. Queda muy 'Marilyn Monroe' y es la alternativa más usada en los últimos veranos.
muslo6
2. Si, ya de paso, quieres disimular ligeramente las cartucheras, existen bragas-pantalón en forma de faja que cubren la pierna a distintas alturas y que evitan la rozadura indeseada. No obstante, es preciso advertir que son muy calurosas para los 40 grados de la calle, que suelen rizarse hacia arriba y que dificultan la circulación sanguínea.
muslo 2
3. Porque los remedios de las abuelas siguen sirviendo, los polvos de talco son muy efectivos para estas rozaduras por el calor. Son el calmante perfecto para los culitos escocidos de los bebés y también para los muslos sudorosos de los mayores: aplica un poco en la cara interior de las piernas y ten cuidado para que no se manchen tus shorts.
muslo 4
4. La hidratación de la piel es crucial para evitar la irritación por el calor. A menos sequedad, menos rozaduras. Aunque sirve cualquier crema hidratante, la de caléndula deja tu piel especialmente más jugosa haciendo que nuestros muslos resbalen entre sí y no se irriten.
muslo7
5. Existen pegatinas 'anti-rozadura' que pasan muy desapercibidas con cualquier prenda y que protegen el muslo como las tiritas salvaguardan tu pie de los tacones a recién estrenar. Se aplica y, en solo unos segundos, queda transparente en la piel. Pasea todo lo que quieras y olvídate de ir andando como un cowboy.
muslo3