Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Que el calor no te engañe! El verano hace que seamos más productivos en el trabajo

El verano está a la vuelta de la esquina y se nota. Con un calor más típico de agosto que de junio, muchos se ven obligados a trabajar con temperaturas que se acercan peligrosamente a los 40ºC. Pero que eso no te desanime. Un estudio demuestra que en esta estación la gente es más productiva: la falta de estrés, la llegada de las vacaciones y el buen tiempo favorecen un mejor ambiente en la oficina. ¡Y pensar que todo este tiempo hemos estado equivocados!

Cary Cooper, psicólogo de la Manchester Business School de Reino Unido, ha tirado por tierra lo que para muchos ya era una excusa recurrente. La llegada del calor no justifica una bajada del rendimiento laboral. Todo lo contrario. Permite que los trabajadores se animen a compartir más horas con su equipo y sociabilicen entre sí, dando pie a un entorno más que apto para la creatividad y la satisfacción personal.
Las jornadas son más reducidas, los días más largos y hay muchos menos proyectos que sacar adelante. Al menos en la mayoría de empresas. Esto disminuye considerablemente el estrés, algo que, según apunta el propio Cooper, se ha convertido en el enemigo número uno de todo trabajador. Por último, el hecho de que en invierno anochezca mucho antes produce en la gente un estado de cansancio que, al día siguiente, se traduce en un nivel de energía mucho más bajo de lo esperado.

Teorías para los menos optimistas
Este estudio también tiene sus detractores. Otra investigación, en este caso de la Universidad de Harvard y la North Carolina-Chapel Hill, defienden lo contrario. Las vacaciones, según sus encuestas, disminuyen el ritmo de unos trabajadores demasiado pendientes del ocio y las infinitas posibilidades que aporta el buen tiempo. Además, los días previos y posteriores al ‘break’ veraniego suelen ser desastrosos, con demasiadas tareas pendientes y buzones de correos sin contestar que lo único que consiguen es que el trabajador medio se reincorpore a la rutina a pasos forzados.