Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco consejos para que la vuelta de las vacaciones no acabe contigo

Cinco consejos para que la vuelta de las vacaciones no acabe contigoPixabay

¿No has vuelto y ya estás pensando en la rutina? ¿Has oído los anuncios de la vuelta al cole y te han entrado nauseas? ¿Las fiestas del pueblo han llegado a su fin y ves septiembre a la vuelta de la esquina? Que no cunda el pánico. Estas son las cinco cosas que debes hacer desde ya para que el síndrome postvacacional no pueda contigo.

Aunque los cambios estacionales, los de horario y el frío son agentes externos influyentes en la depresión que te entra a la vuelta del trabajo, todo es mental. Es necesario hacer una masterclass de mindfulness para no morir en el intento. Puedes empezar por:
1. Márcate metas a corto plazo: no llegues a la oficina con la sensación encima de tener que ponerte al día el primer día. Meter todo dentro del mismo saco puede saturarte antes de tiempo. Lo aconsejable es que planees objetivos asequibles, que sepas que vas a poder conseguir, y los ordenes por prioridad para no alimentar la ansiedad.
trabajo1
2. No alargues las vacaciones hasta el último día: a la larga, aguantar en la playa hasta el día de antes de la vuelta al trabajo es peor, porque no dejas a tu mente y a tu cuerpo reaccionar y asumir la nueva realidad. Vuelve a casa dos o tres días antes.
trabajo5
3. Comer y dormir, imprescindible: tu cuerpo necesita energía dosificada en rutinas. En verano, aunque te lo pasas bien, sueles dormir poco y comer mucho y a deshora, y esto no es bueno cuando tienes, además, que hacer un esfuerzo extra por culpa del trabajo. Por eso, una dieta saludable y ocho horas diarias ayuda a mantener el ánimo y a estar más felices.
trabajo3
4. Relativiza, sé positivo, no te martirices: si estuvieses siempre de vacaciones, no valorarías la felicidad que dan unos días de verdadero descanso. Intenta buscar la mejor parte y no bajes de la nube de un plumazo.
trabajo2
5. No tienes que decir un adiós definitivo a las vacaciones: intenta incorporar a tu rutina de invierno momentos de descanso y ocio que te recuerden al verano y que te suban el ánimo, sobre todo, en los primeros días de vuelta a casa. Por ejemplo, leer el periódico mientras desayunas, salir a hacer ejercicio al aire libre, aprovechar las terrazas de los bares hasta que cierren.
trabajo4