Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El misterio de la playa irlandesa que se esfumó hace 33 años... ¡y ha reaparecido!

Playa IrlandaEl Tiempo Hoy

¿Te imaginas que una playa vuelve a aparecer en medio de la nada después de haber estado más de tres décadas dada por muerta? Pues esto es lo que ha sucedido en la isla de Achill, ubicada en el condado de Mayo, en Irlanda. Los habitantes de la región no pueden estar más contentos de volver a convertirse en el destino turístico que en su día fueron. Pero lo más curioso de todo: las mismas tormentas que se la llevaron, han sido las que la han vuelto a colocar en su sitio. ¿Quieres saber por qué?

En 1984, la aldea de Dooagh perdió, de la noche a la mañana, una bahía amplia, perfecta para pasar largas jornadas de sol y tranquilos paseos por la orilla. Un enclave ideal para veraneantes. Lo que ocupó su lugar fue un conjunto de rocas áridas y grises que acabaron con el encanto de la zona. Pero el motivo de este cambio en el paisaje nada tuvo que ver con un suceso paranormal.
Una fuerte racha de tormentas destruyó la playa. Los vecinos ya la daban por perdida. Incluso tomaban los antiguos carteles que guiaban hacia la costa como un guiño a la nostalgia. Sin embargo, todo dio un giro el pasado mes de abril: un golpe de frío, sumado a las corrientes de viento del norte, transportaron motas de arena hasta el litoral irlandés. Esto, acompañado por unas condiciones climáticas favorables, devolvió a la isla de Achill los 300 metros de playa que tanto añoraban.
Antes y después de la playa de Irlanda
*El antes (der) y el después (izq) de la playa de Doaagh
Si hay un sector que se ha alegrado de esta noticia, ese es el hostelero. "Desde que la gente ha visto la noticia de la playa hemos tenido muchos más visitantes del centro del país”, ha confesado Alan Gielty, dueño de un restaurante local, a The Guardian. Cuna de grandes escritores, como el Nobel Heinrich Böll, esta pequeña aldea ya tiene una nueva historia que contar a sus nietos.