Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Malas noticias: habrá muchas más olas de calor mortales en los próximos años... y todo por nuestra culpa

Malas noticias: habrá muchas más olas de calor mortales en los próximos años... y todo por nuestra culpaReuters Pictures

Para el año 2100, el 74% de la humanidad se verá afectada por las olas de calor mortales. Pero lo peor de todo es que será por nuestra culpa. Estos resultados son los que se prevén si las emisiones de dióxido de carbono se mantienen al ritmo actual. Muchas personas de todo el mundo ya están pagando un precio demasiado caro, y como bien ha reflejado un estudio publicado en Nature Climate Change, con nuestro comportamiento "nos estamos quedando sin opciones para el futuro".

ola de calor
El cuerpo humano solo puede funcionar dentro de un rango estrecho de temperaturas corporales de alrededor de 37ºC. Por eso, las olas de calor son consideradas una fuerte amenaza para la vida. Un equipo de investigadores liderado por Camilo Mora realizó una extensa revisión y encontró más de 1.900 casos de lugares en todo el mundo donde el calor extremo ha matado a personas desde 1980.
El área del planeta donde se atraviesa ese umbral durante 20 o más días al año ha aumentado y se proyecta que crecerá incluso con drásticos recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero. Porque, lamentablemente, tampoco nos queda mucho margen de maniobra: el 48% de la población quedarán damnificados, pase lo que pase
ola de calor
Numerosos ejemplos, como la ola de calor europea de 2003 que mató a aproximadamente 70.000 personas, la ola de calor de Moscú de 2010 que terminó con la vida de 10.000 personas y la ola de calor de Chicago de 1995 que provocó la muerte de 700 personas, dejan más que claro que el riesgo es real.