España, bajo un manto blanco