Una nube tóxica crece en Paterna tras una explosión: ¿hacia dónde la llevará el viento?