Mantas, alimentos y realojos perrunos: en Málaga los animales también cuentan