Los colegios valencianos suspenderán las clases si se superan los 30 grados en el aula