El deshielo saca a la superficie una base meteorológica nazi encargada por Hitler