El fuerte viento hace rodar la gran bola de nieve de San Sebastián, de más de 10 metros