Un incendio a seis grados bajo cero es posible: fuego en el Val d'Aran