El laberinto glacial asturiano: el puerto de San Isidro registra paredes de nieve de hasta 7 metros