La ropa y el ordenador, a la 'bolsa-flotador': este hombre lleva dos años yendo a la oficina nadando