No queda tanto para el crudo invierno: los Papás Noeles del mundo ya están organizando la Navidad