Las chanclas no son solo para el verano: ¡ahora también sirven para servir postres!