Al fin pueden llevarles flores: la sequía deja al descubierto el cementerio de un pueblo zamorano