Parásitos, calor y virus: los peligros de la primavera para tus perros