Mareos, desmayos y deshidratación: la ola de calor también ha afectado gravemente a los animales