La hormiga que pasea sobre la Dama de Elche y tiene en vilo a los arqueólogos