Efecto secundario del Harvey: saca a flote 'islas' enteras de las venenosas hormigas de fuego