Mandos de la tele, gafas y hasta un diente: el lado ‘destroyer’ de los perros no tiene límite