El desastre de las ballenas de Nueva Zelanda, un misterio para los expertos