El estudio del viento, clave para practicar el deporte más peligroso del mundo