El funambulista que salvó la vida de su amigo descolgándose por un telesilla