¿Por qué no tiene techo el Roland Garros? Más de un siglo de amor-odio con la lluvia