Una tradición de más de 50 años: surfear en el Círculo Polar bajo el sol de medianoche