2015, el último año que habrá que mirar al cielo en el US Open de tenis