El fin del mundo podría estar más cerca: en 2022 y por culpa del cometa Encke