El Cristo Redentor de Rio de Janeiro siluetea la Luna Llena: ¡qué dos maravillas juntas!