Rosetta se funde con su cometa: las claves para entender por qué esta sonda es tan importante