Vientos huracanados y ondas, los efectos más letales si un asteroide golpea la Tierra