Un arcoíris perfecto se deja ver en Altea e inunda su playa de colores vivos