Ni meteoritos, ni volcanes: una superllamarada solar, la mayor amenaza para la Tierra en el próximo siglo