No es ciencia ficción: el radiotelescopio más grande del mundo ya busca vida ahí fuera