La lluvia de estrellas artificial que costará un millón de dólares por minuto