Buenas noticias: ya sabemos el punto débil de los asteroides que amenacen la Tierra