Otra bola de fuego cruza la Península, la segunda en tan sólo dos meses